La primera receta de esta nueva categoría que es Cocina & go. Puedes llamarla también “me hago algo de comer rápido que me voy deprisa”, o simplemente comida rápida casera. Eso sí, rápida de hacer pero deliciosa, saludable y no te vuelve a la epiglotis en cuanto te ensartes con quien cree tener preferencia de paso de vuelta al trabajo. Son recetas con pocos ingredientes y de fácil elaboración, en las que entre que entras en la cocina y te plantas en la mesa no pasas más de un cuarto de hora entretenido. Menos de lo que esperas en cualquier restaurante. Lo sé. Lo de lavar los platos no está en la crono pero un peaje siempre hay que pagar.

Cuscús con pollo al ras el hanout

Esta es una receta sencilla que utiliza dos ingredientes muy típicos de la cocina marroquí; el Cous-cous y la especia de las espacias Magrebíes; el Ras el Hanout. Para amortiguar el protagonismo de la especia y hacerla más sutil “confito” un diente de ajo negro en una base de aceite de oliva virgen extra a temperatura muy suave, para que suelte todo lo que tiene que soltar (y no se chamusque), que no es otra cosa que un aroma profundo que suaviza la especia y realza el dulzor de las pasas. Receta sencilla como la vida misma. Cuando las pasas se hinchen sólo queda agregar los trozos de pechuga de pollo, que ya está loco por incorporarse a la cazuela, y nada más cambiar este de color añadirle el cous-cous. Sólo falta remover con cuidado para no convertir el plato en una suerte de gachas manchegas y emplatar con unas naranjas frías, para refrescar el picante del Ras el Hanout y el aroma del ajo negro.

Ingredientes para dos personas:
– 125gr. de cuscús
– 125ml de agua
– 250gr. de pechuga de pollo
– 2 c/c de ras el hanout
– Un diente de ajo negro
– Un puñado de pasas
– Una naranja
– Aove y sal

Elaboración:
– Tira un diente de ajo negro en un wok con un fondo de aove a baja temperatura (para que suelte su jugo y no se queme).
– Mientras se confita el ajo negro pon a hervir el agua con un chorrito de aceite y sal.
– Aparta del fuego cuando hierva y vierte el cuscús.
– Tapa y deja reposar 3.5 – 4 minutos para que la sémola se esponje. No menos porque quedaría muy dura, pero tampoco más ya que se pasaría y el cuscús no quedaría suelto.
– Cuando el ajo esté confitado incorpora las pasas.
– Cuando estas estén hinchadas agrega el ras el hanout, remueve y deja que se integre todo un poco.
– Sube la potencia y agrega la pechuga de pollo troceada.
– Cuando los trozos de pechuga cambien de color vierte el cuscús en el wok y remueve con cuidado, para que se mezcle todo bien.
– Emplata con unos gajos de naranja partidos a la mitad.