Cuando hacía esta crema de calabaza me pareció todo un afán por destruir su esencia miserablemente. Sofreí el puerro sin piedad, tostándolo bien, y estuve en un tris de agregarle una guindilla (lo probaré en la próxima) antes de agregarle el curry y la leche de coco. Sin embargo, al contrario que con la clásica crema de calabacín que cualquier transformación no supera a su original y sencilla receta, la crema de calabaza se presta a infinidad de combinaciones con ingredientes de todo tipo que potencian su sabor y superan a su receta básica. Y, sí, tengo que reconocer que la leche de coco y las especies ahogan un tanto el sabor de la calabaza, está por ahí, cuesta encontrarlo, pero el resultado en su conjunto es buenísimo. Tiene un sabor contundente y no te dejará indiferente, repetirás seguro.

Crema de calabaza Butternut

He utilizado para esta receta calabaza butternut, una variedad muy fina y ligeramente dulce con muchas vitaminas, fibra y un aporte calórico muy bajo. Los mejores meses para consumir esta calabaza son de octubre a diciembre, pero hoy en día disponemos de ella prácticamente todo el año.

La probé con un Borsao (un vino asequible de 2.25€ bastante aceptable para un diario que recomiendo) escuchando esto con los pies sobre la grama húmeda y el sol haciéndose notar. Realmente se puede disfrutar con una sencilla crema de calabaza.

Ingredientes para dos personas (con ánimo de repetir):
800gr. de calabaza Butternut.
400gr. de patatas.
1 puerro mediano.
400ml. de leche de coco.
1/2 c/c de curry (que sea bueno).
1/2 c/c de cúrcuma.
Una pizca de pimienta.
Aceite virgen, sal y agua.

Elaboración:
– Coge una olla honda y cubre el fondo con aceite virgen. Fuego medio alto.
– Sofríe el puerro cortado a rodajas con la pizca de pimienta y un poco de sal.
– Antes de que se haga el puerro agrega las patatas cortadas a cuadraditos.
– Y la calabaza cortada igual que la patata.
– Remueve bien y cubre de agua.
– Añade el curry y la cúrcuma.
– Tapa, dejando una rendija, fuego medio.
– Después de 15-20′ estarán hechas las patatas y la calabaza.
– Aparta la olla del fuego, rectifica de sal.
– Quita un poco de caldo (no lo tires, por si hace falta).
– Bate.
– Incorpora la leche de coco y vuelve a batir. Listo.