No existe una receta básica de arroz oriental o arroz chino. Para empezar cualquier receta occidental tiene poco que ver con la elaboración que del arroz frito hace la mitad del planeta. Tiene que ver mas bien con la cocina chino-estadounidense de los inmigrantes orientales que llegaron a principios del siglo anterior a la ciudad de San Francisco. La idea original de esta receta era la de aprovechar las sobras de alimentos y cocinarlos con arroz.

 

Lo importante de este plato es que salga suelto, entero y, por supuesto, sabroso. Para ello lo mejor y menos complicado es utilizar una variedad de arroz largo, como el basmati que utilizo en esta receta, cocer previamente el arroz con abundante agua a fuego bajo, colarlo y dejar que enfríe. Con esto el resultado está garantizado.

A partir de aquí ya queda al gusto del consumidor que echarle al arroz. Para mi gusto no hace falta atiborrarlo de pollo ni de gambas para que salga sabroso. Una correcta variedad de verduras y una salsa de soja, teriyaki o incluso agridulce son suficientes para sacarle un punto “oriental”.

Ver video
Puedes ver la elaboración de la receta paso a paso en este video:
Ver video

Ingredientes para dos personas:

Arroz basmati.
Una cebolla mediana.
Cuatro dientes de ajo.
2 zanahorias.
Guisantes y habitas.
Una c/c de especias orientales.
Una pizca de jenjibre.
Otra de pimienta.
Aove y sal.

Elaboración:

– Cuece el arroz en abundante agua con sal y una cucharadita de especias orientales durante 10 minutos. Cuela y deja enfriar.
– Cuece las verduras.
– Calienta en un wok un chorro de aceite de oliva a fuego fuerte.
– Fríe la cebolla bien picada y agrega una pizca de pimienta molida. No le eches sal todavía.
– Saltea un poco la cebolla y agrega los dientes de ajo fileteados y el jenjibre.
– Antes de que empiece a dorarse incorpora las verduras cocidas y, ahora si, agrega sal a tu gusto.
– Saltea un poco y echa el arroz.
– Mezcla bien todos los ingredientes y listo.